sábado, 1 de julio de 2017

Desbordándome

Es una cuestión de higiene mental asomarme a este blog y darme cuenta de que necesito escribir, necesito vaciarme para poder tomar aire y respirar aliviada. Necesito volcar todo aquello que se va posando en mi mente pero no reposa. Esas cosas que siguen incordiando insistentemente, que duelen y cuestan de asimilar. Escribir me ayuda a analizarlo todo, a clasificarlo y a archivarlo para que no haga pupa.

Hace poco que hondea en mi mano la bandera del TDAH y ya me he sentido atacada como me sentí cuando reconocí el autismo de mi hijo. Yo tengo paralisis cerebral  de nacimiento, una diversidad con secuelas bien visibles y jamás me he sentido tan atacada y cuestionada como hasta ahora. Es increible la cantidad de prejuicios que existen en las diversidades psíquicas. El excepticismo es asombroso. Y yo fui la primera excéptica, la primera en no aceptar el diagnóstico de mi hijo pero el tiempo todo lo pone en su lugar y cuanto antes aceptes la situación, antes puedes actuar para cambiarla o mejorarla. Pero es increible que después de conseguir aceptar que tu hijo tiene X y empieces a luchar por su mejoría te encuentres muchas voces cuestionando que tu hijo tiene X por que no encaja en los prejuicios que tiene la sabiduría popular.

En estos meses han aparecido en los medios noticias, comentarios... que no hacen más que acrecentar el número prejuicios. Los medios de comunicación han avalado tópicos sobre las personas con autismo, creando un "prototipo" de persona con autismo que nada tiene que ver con la realidad. Desde el padre  de la mujer victima de violencia de genero que dijo que su hija deberia haber aprendido  defensa personal ya que trabajaba con niños con autismo y estos eran muy violentos hasta el famoso Bertín Osborne que definió a los niños con autismo como "entes". Con este nivelazo de los cracks mediáticos dificilmente ningún niño con autismo encajará en la idea popular que se tiene sobre el autismo. Claro que hay niños con autismo que son violentos pero no todos los niños con autismo son violentos. Y así vamos, recibiendo bofetones por la vida. En primera persona también he sufrido estos prejuicios, como cuando alguien me dijo sorprendido que mi hijo no debía tener autismo por que el niño le había saludado sin escupirle. Derechazo directo en la mandibula. Intentas hacerle comprender que el autismo no tiene nada que ver con la genética de las llamas con la educación y empatía que esa persona no ha demostrado contigo. ESO DUELE.

Mención a parte merece la desagradable noticia sobre el niño maltratado en un centro de Málaga para niños con autismo, el dolor que provoca la indiferencia de sus cuidadores y la vergüenza ajena cuando se ve que los padres de los niños del centro justifican un maltrato denigrante lo mires por donde lo mires. Así se van afianzando los mitos e ideas equivocadas sobre el autismo. Para que un niño con autismo tenga una crisis incontrolable antes ha pasado por otras fases que cualquier persona familiarizada con  el autismo sabe reconocer y afrontar para que no se llegue al caos total.

Ahora que hemos asimilado oficialmente el TDAH (no teníamos el diagnostico oficial pero si las evidencias del día a día) nos hemos ganado un nuevo enemigo, una nueva piedra en el camino, ya de por sí, díficil. Todos aquellos que afirman alegremente que el TDAH no existe ¡olé! Eso es apoyo moral y los demás son tonterías. Aquí apechugando con la realidad y sus consecuencias y tengo que oir de pseudoexpertos que el diagnóstico que más me ha ayudado a comprender a mi hijo sencillamente es una invención de las farmaceúticas. ¿Y ahora tengo que explicar que la diversidad de mi hijo es real? ¡Por favor, todo esto resulta agotador!   Si mi hijo fuera asmático, por ejemplo, y tuviera que utilizar un inhalador ¿la gente me preguntaría si estoy bien segura del diagnóstico? Me diría "No mujer, no le des el inhalador  que eso se pasa con la edad"???????????? A que no.

Si, el TDAH aun es más misterioso que el TEA a nivel de aceptación social. Es muy curioso. Quizás por que se ha publicado más información contradictoria sobre ello, quizás por que existe la leyenda de que su descubridor desmintió su existencia cuando esto es totalmente falso . Es indignante que después de lo que te ha costado aceptar la situación te la quieran desmontar en un plis plas y, encima, sin darte alternativas. ¿Qué me queda si mi hijo no tiene TDAH? Que soy mala madre, que no le pongo límites o que mi hijo es un niño índigo ¡Toma ya! Ahora la solución de todos mis problemas es pensar que mi hijo tiene un alma pura y ha venido a cambiar el mundo (con lo cual no he de hacer nada si suspende o no se adapta a este mundo por que no es el suyo). Por favor, un poco de cooperación y sentido común.

La falta de educación y la falta de límites es otra acusación muy popular que oímos los padres de niños con diversidades psíquicas. En mi caso, mi hijo es capaz de permanecer sentado a la mesa toda la comida, hacer tareas y comportase mejor y adecuadamente desde que  toma medicación. ¿Una pastilla educa a un niño? ¡No! Una pastilla le puede ayudar a reducir su impulsividad y así poder aplicar cuando es necesario los buenos modales que ya tenía pero le era imposible de aplicar. Para un niño con TDAH supone un sobresfuerzo permanecer quieto mucho rato si la actividad que realiza le aburre (mucho más que a un niño neurotípico).

La rígidez o un bloqueo por el autismo puede aparecer en cualquier momento, para eso no hay medicación, solo terapia y paciencia. Pero estoy  muy orgullosa de la evolución de mi hijo. La lectura va viento en popa y estamos trabajando las matemáticas (mi hijo siempre ha demostrado mayor facilidad para las matemáticas). Está asistiendo al splai de verano donde, de momento, no ha tenido ningún problema. Este verano si que le veo motivado y capaz de avanzar en muchas cosas. Aplicando grandes dosis de paciencia y empatía junto con su nuevo entusiasmo por aprender, este verano promete.

No hay comentarios: